Consentimiento de cookies
Hair Advisor

¿Te encanta alisarte o rizarte el cabello, pero no sufrir las consecuencias dañinas? No te preocupes. Sabemos lo frustrante que es que tu pelo se vuelva áspero, seco y dañado; y no estás sola. La buena noticia es que no tienes que cortarte el cabello para volver a tenerlo en buenas condiciones.

No hay una sola respuesta que indique qué causa el daño del cabello; generalmente, se debe a una combinación de hábitos cotidianos que lo deterioran. Quizás estés alisándote el cabello todos los días, o aclarándolo para mantener el tono rubio que deseas, o tiñéndolo regularmente para hacer que tu pelo luzca como quieres.

Así que mientras no estés preparada para dejar de teñirte el pelo o para alejarte del rizador, hay algunas cosas que puedes hacer para aprender cómo cuidar el cabello en casa.

Empecemos con tu plan de 5 consejos para tener un pelo bonito, sano y brillante. ¿Lista?

¿Cómo cuidar el cabello?

1. Dale la oportunidad a un acondicionador reparador

Si aún no lo usas, agregar un acondicionador a tu rutina para cuidar el cabello es un paso fácil que puede marcar una gran diferencia. Cuando lo enjuagues, sentirás que tu pelo te agradece por la nueva suavidad.

Una buena rutina de cuidado del cabello se diseña a la medida de tus necesidades específicas y, en caso de daño, la clave que te beneficiará es la reparación. El acondicionador ayuda a recuperar la hidratación perdida gracias a sus ingredientes nutritivos, así que ¡úsalo abundantemente en cada lavado!

El Acondicionador Repara y Protege combina lípidos hidratantes con nuestra fórmula Pro-V y antioxidantes para mantener una sensación de suavidad e hidratación en el cabello, mientras lo protege contra impurezas minerales y ayuda a prevenir el daño en la superficie y las raíces. La tecnología Smart Pro-V es capaz de localizar las áreas dañadas del cabello para intervenir solo donde es necesario, dejando tu pelo ligero y nutrido.

2. Nunca desestimes la protección contra el calor

Entendemos tu dilema: quieres un cabello con estilo todos los días, pero sabes que el calor le causa daño. ¿Qué puedes hacer?

Recuerda que el cabello mojado o húmedo es más frágil y puede quebrarse más fácilmente. Pero la mayoría de nosotras nos cepillamos y nos secamos el cabello con un nivel alto de calor minutos después de haberlo secado con la toalla. Y el problema se agrava con el uso de planchas o rizadores porque aplican calor en contacto directo con el pelo. Básicamente, fríes tu cabello desde el exterior (incluso ampollas por calor).

Aunque adores el volumen y la suavidad que los utensilios de peluquería le dan a tu pelo, la protección contra el calor es esencial si quieres minimizar los efectos dañinos.

Un protector de calor en spray crea una película que resguarda tu pelo del calor, previene el daño e impide que se produzca sequedad a largo plazo.

Un buen acondicionador como el Acondicionador 3 Minute Miracle Repara y Protege a base de argán crea una “segunda piel” invisible que protege el cabello del daño y lo acondiciona para un acabado mucho más suave. Genial.

Utiliza un acondicionador sin enjuague antes de cepillarte o peinarte el cabello.

Aunque no peines tu cabello con calor, sigue siendo una buena idea usar trantes de que te cepilles o peines el cabello. Un buen tratamiento es el Sérum Intensivo Repara y Protege puede usarse tanto sobre el pelo seco como húmedo. Para minimizar los daños del peinado o cepillado, comienza desde arriba y cepilla hacia abajo, y luego, poco a poco, comienza cada vez más cerca de las raíces.

3. Invierte en tratamientos restauradores

Los tratamientos profundos son una gran solución para reparar los daños visibles en la superficie, ya que aportan una concentración mucho mayor de ingredientes a tu cabello para una reparación profunda en cuestión de minutos.

Utilizada en lugar de tu acondicionador habitual o además de este, la Mascarilla Intensiva Rizos Definidos para pelo grueso y rizado que ayuda a suavizar tu cabello. O prueba la Mascarilla Intensiva Repara y Protege para reducir el daño visible y fortalecer el cabello. Déjala actuar durante 5-7 minutos (¡o más si tienes tiempo para relajarte!).

¿3-5 minutos te parecen una eternidad? Para un tratamiento más rápido, la Ampollas Rescate 1 minuto Repara y Protege actúa en solo 60 segundos y puede reparar hasta 3 meses de daño superficial después de un uso. Úsala una vez a la semana en tu rutina de cuidado del pelo para que luzca notablemente saludable.

4. Evita teñir demasiado tu cabello

Los productos químicos de los tintes cambian la estructura del cabello para que el nuevo color pueda fijarse, y muchas veces lo dejan debilitado y dañado. Cuando renueves tu color, trata de cubrir solo las raíces nuevas que nunca fueron teñidas antes. De esta manera, minimizarás el daño en el resto del pelo.

Usar productos que ayudan a prolongar la duración de tu color puede suponer también que no necesites teñir tu cabello con tanta frecuencia. La Mascarilla Intensiva Color Protect actúa para mantener el color de tu cabello vibrante reteniendo su hidratación para prevenir la decoloración.

5. Córtate el pelo regularmente

Si te encanta tener tu cabello largo y suelto, no te alarmes: no te estamos diciendo que tengas que quitarte varios centímetros con regularidad, solamente tienes que cortar las puntas. Cortar tu cabello cada 6-8 semanas elimina las partes más dañadas que tienen más riesgo de abrirse y quebrarse.

De más está decir que nadie notará que te cortaste el pelo. Lo que notarán es su hermosa y saludable textura después de unos cuantos cortes. Este es el secreto para tener un pelo largo con un aspecto increíble.

Recuerda que prevenir es mejor que curar, así que con estos consejos a mano puedes relajarte sabiendo que tu pelo estará saludable y libre sin desagradables puntas abiertas. Por un cabello más fuerte, más feliz y más saludable.

¿Fue útil este artículo?