Consentimiento de cookies
Hair Advisor

Si buscas algo que hacer mientras estás en casa y te preguntas cómo evitar que tu cabello pierda el color, no puedes perderte estos sencillos consejos que te ayudarán a proteger tu tono desde casa.

Ahora mismo tienes un color perfecto. ¿Crees que va a durar para siempre? Aunque a todas nos gustaría que el tinte nos durase meses y meses (¡un sueño hecho realidad!), por desgracia, esos nuevos y magníficos mechones brillantes, cuidadosamente teñidos en una peluquería o en casa, son propensos a palidecer en cada lavado. ¡Y es incluso peor si por alguna desafortunada razón no puedes teñirte o no puedes salir de casa!

Tu pelo puede estropearse de innumerables formas, ya sea marchitándose bajo el intenso sol de verano o debido al uso del champú equivocado. Efectivamente, puede que hayas estado saboteando tu propio pelo sin darte cuenta. Pero no te preocupes, a continuación te ofrecemos secretos profesionales que te ayudarán a presumir de un color espectacular.

Si alguna vez te has preguntado por qué se te decolora el tinte tan rápido o qué causa la pérdida de intensidad del tinte, te contamos cómo mantener el color y el brillo de tu pelo en cualquier situación.

Cómo evitar la pérdida de color

Existen innumerables factores pueden contribuir a que tu tono se vuelva opaco, pero mejorar el estado del pelo es esencial. El cabello teñido necesita más hidratación que el cabello sin tratamientos, tanto para conservar el color como para mantener su fuerza y protegerlo frente al daño químico.

1.Utiliza un champú protector del color

Si no entiendes por qué se te decolora el tinte tan rápido, piensa en tu pelo recién teñido como filamentos de una cuerda secos y deshidratados. Tanto si es graso como si ya estaba seco antes de añadirle color, es fundamental que te hidrates el pelo en cada lavado, y esto se aplica a todos los champús. Nutrir cada mechón devolverá la suavidad y la fortaleza al cabello quebradizo, frágil y seco.

La regla principal es hidratar, hidratar e hidratar. No importa que te hayas aclarado u oscurecido el pelo; el proceso de coloración dañará inevitablemente tu cabello, por lo que rehidratar de forma regular los mechones porosos aportará densidad, brillo y vida a tu color.

Es fundamental elegir productos que añadan hidratación y sacien el cabello, y que hayan sido especialmente diseñados para pelo teñido. Te presentamos el nuevo Miracle Shampoo Color Protect, un producto esencial en tu batalla contra la pérdida del color. Se ha demostrado clínicamente que protege la intensidad del color al mismo tiempo que reconstruye la keratina de tu pelo, proporcionándole la nutrición e hidratación que necesita, suavizando las cutículas del cabello para ayudarte a conseguir un pelo sedoso al tacto: esto lo convierte en una elección segura y suave para cabellos teñidos.

2. Acompáñalo con un acondicionador hidratante

El acondicionador es el superhéroe del cabello teñido: lo recubre literalmente de ingredientes suavizantes, hidratantes y nutritivos. Un cabello fortalecido es un cabello sano, y cuando está dañado por cambios extremos de color (por ejemplo, de oscuro a claro), no «mantiene» el color como debería, sino que filtra las moléculas de color y adopta un aspecto irregular a la velocidad del rayo.

Por lo tanto, el uso regular de acondicionador es fundamental para aumentar los niveles de fuerza de la corteza de la cutícula y nutrir la melena. El Acondicionador Color Protect, diseñado para sellar, aportar brillo y proteger el tono del cabello, evita que el color pierda intensidad gracias a su complejo protector de queratina único, manteniendo así la vitalidad y el brillo del pelo a la vez que le aporta una hidratación ligera y profunda. Si quieres mimar tu cabello (y a ti misma) aún más, utiliza la Mascarilla Intensiva Color Protect una o dos veces a la semana.

¿Los resultados? Un cabello visiblemente más suave y con un brillo espectacular en solo 2 minutos. Por supuesto, también puedes dejar que actúe durante más tiempo mientras aprovechas para dedicarte tiempo a ti misma.

¿Por qué pierde intensidad el tinte?

¿Cuál es el verdadero motivo? ¿Y por qué normalmente son los tonos más atrevidos y los colores pastel los que requieren un mayor mantenimiento?

La respuesta básica es que, para poder lograr esos tonos llamativos, el pelo debe decolorarse para abrir el tallo lo suficiente como para que el tinte «penetre», y este largo proceso suele dejar el cabello en una condición que dista de ser inmaculada. La forma más sencilla de evitar que esto le ocurra a tu precioso color es el truco capilar favorito de las chicas perezosas: simplemente no te laves el pelo muy a menudo.

El agua es el mayor enemigo del cabello teñido, junto con las herramientas de styling que utilizan calor y la radiación UV. Saturar el pelo de agua hace que se hinche la fibra capilar y se levanten las cutículas escamosas, permitiendo así que escapen las deslumbrantes moléculas de tinte de la matriz del cabello.

Cuando lo laves con champú, escoge un producto que proteja el color y termina siempre el lavado con agua fría, de forma que se cierren las cutículas del cabello, se reduzca la decoloración y se aumente el brillo.

Esto debería prolongar en gran medida la vida de tu nuevo tono, con tu nuevo mejor amigo: ¡el acondicionador!

Si te has lavado el pelo con la misma delicadeza que lavas tu mejor jersey de cachemira, el siguiente paso es aplicar ese amable trato a tu rutina diaria de cuidado capilar. Aunque pueda parecer obvio, todas hemos sucumbido alguna vez a un cepillado brusco que nos ha roto el pelo o al mal uso de herramientas de styling calientes, pero es este tipo de trato brusco el que realmente puede dañar tu pelo recién teñido y te acaba llevando a investigar por qué se te decolora el tinte tan rápido.

Romper los nudos con un cepillo o recogerte constantemente el pelo en coletas y moños acaba dañando la cutícula.

Del mismo modo, ese sonido que a veces oyes cuando te alisas el pelo o el vapor que sale cuando lo secas son una señal muy clara de que te lo estás quemando, literalmente. Ay. El debilitamiento del cabello en puntos específicos facilita aún más la salida de las moléculas de tinte, lo que hace que el color desaparezca mucho más rápido de lo que debería. Para reducir el desgaste, aplica un ligero tratamiento desenredante o hidratante sin enjuague (¿por qué no te animas a probar el Aceite seco Repara y protege?) de forma regular después del lavado para facilitar el cepillado.

Utiliza siempre un spray o aceite protector del calor antes de utilizar herramientas de styling y opta por peinados más sueltos, de forma que desgastes el pelo lo mínimo posible.

¿Cómo evitar la pérdida de intensidad del tinte? Es sencillo: lávate el pelo un poco menos, utiliza un poco más de acondicionador y mima tu cabello teñido (y luego añade un poco más de acondicionador). ¿Necesitas más información sobre cuánto tiempo dura el tinte en el pelo? Hemos elaborado una guía en la que te contamos todos los detalles.

¿Fue útil este artículo?